29 de octubre de 2013

Tradiciones de Todos los santos

Estas fechas están asociadas a la "muerte" de la naturaleza. Es una muerte simbólica, pero que puede resultar preocupante. Es por ello que la encontramos en todas las culturas.
En el estado español, cada región tiene su peculiar forma de celebrar este día. Lo más normal es que se preparen dulces, que los niños y las niñas salgan a la calle y llamen a las puertas de sus vecinos en espera de conseguir un dulce o una propina. También se acude al campo para compartir comidas de invierno, muy energéticas.

Nuestra tradición hunde sus raíces en la tradición celta de Samhain, considerada como el «Año Nuevo Celta», que comenzaba con la estación oscura. Era una fiesta de transición que implicaba también la posibilidad de comunicarse con otro mundo posible, el mundo donde habitan quienes han abandonado esta vida. Su etimología es gaélica y significa 'fin del verano'. Ha sido practicada desde hace más de tres mil años por los pueblos celtas que han poblado toda Europa.

Por otro lado en Mesoamerica se celebraba la fiesta de difuntos declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Para los antiguos mesoamericanos, la muerte también derivaba en otra vida, pero que venia determinada por el tipo de muerte que uno había tenido y no por nuestro comportamiento en la vida.

Para quienes viven esta creencia existe un paraiso para quienes mueren en el agua (Tlalocan o paraíso de Tláloc, dios de la lluvia)

Para quienes mueren en la guerra o durante el parto es lugar es Omeyocán, paraíso del sol, el más hermoso. Un lugar donde siempre reina la alegría. Al llegar allí uno tiene la posibilidad de acompañar al sol en su itinerario diario, y trascender convertido en pájaro.

El lugar más triste era para quienes llegan a la vejez, el camino de ida dura cuatro años y al llegar uno esta en un lugar encerrado donde nunca sucede nada.

Pero para las niñas y los niños hay un lugar especial,  llamado Chichihuacuauhco. Allí crecen arboles que gotean leche. Allí juegan esperando volver a la vida.