7 de marzo de 2011

Reto voluntario Conocimiento del Medio: animales sorprendentes


Nuestro planeta está lleno de animales sorprendentes que son capaces de hacer cosas increibles para sobrevivir.

Os compartimos un ejemplo, el “pez aguja” enteramente acorazado,  tiene el cuerpo protegido por placas óseas. Estas placas se unen entre ellas formando de 54 a 65 anillos, de los cuales 18-20 son anteriores al orificio anal. El color es variable con tonalidades rojas, grises, rosáceas, pardas, amarillentas o verdosas; en algunos especimenes poseen en su cuerpo bandas verticales claras y oscuras que se alternan, más o menos visibles.

Su cabeza es ligeramente aplanada en sentido lateral, con un largo morro casi cilíndrico. Es pariente cercano del hipocampo (caballito de mar), si bien nada en posición horizontal, como la gran mayoría de los peces. Suele vivir entre las algas, camuflado entre las hojas, a la espera de que lleguen sus presas y aspira con velocidad sorprendente a los minúsculos crustáceos que pasan cerca de él.

Sus ojos móviles giran en todos los sentidos en el interior de su órbita, funcionando independientemente uno del otro. Por lo tanto, ¡nada escapa a su vista! Su forma de reproducirse es análoga a la del hipocampo. La hembra deposita los huevos en la bolsa abdominal del macho, y allí permanecen durante su desarrollo; las crías nacen al cabo de una docena de días; este tiempo es mayor o menor según sea la temperatura del agua. Este pez lofobranquio no mide más de 30 cm. de longitud, aunque hay una especie de su familia que alcanza un poco más de medio metro.

Es alguien muy especial ¿cierto?... Te atreves a elaborar tu propia lista de animales sorprendentes.Estamos deseando conocerla.